sábado, abril 10

Calor, calor, calor

Hoy desperté tarde, la voz de Marmarita al teléfono acabó de despejarme y me alegró saber que quedábamos para ir al golf (qué viciu, qué viciu). Como todavía tenía tiempo de sobra y hacía un sol de esos de postal, decidí irme a dar un paseo al aire libre, viendo el mar y pensando.
Me dirigí hacia la playa de Arnao (diez minutos en coche desde mi casa), aparqué y me lancé monte arriba por las senda norte.
Me recibió un mar en calma pero alegre, muy cantábrico en reposo, con una luz de esta tierra que se ve realzada por los verdes intensos del campo (ay, que me da poético).

Observé a los pájaros y pude distinguir: un carbonero, un cernícalo, muchas gaviotas y un colirrojo tizón. Este último estaba a punto de comer cuando lo pude retratar.

Y me quedé maravillada de la primavera, del estallido de pequeñas flores en las praderas, de los colores que me asaltaban con el mensaje de "hay que vivir, Marcelilla, hay que celebrar la vida y la explosión de energía".

Y me alegré de no haberme puesto los cascos para escuchar música y así poder oír a la naturaleza, y me di cuenta de lo necesario que es para mí, en algunas ocasiones, escucharme a mí misma, lejos del bullicio o del ruido de mi propia vida, y fui realmente consciente de que la naturaleza despierta en mí algo que la ciudad duerme o mata, una conexión especial conmigo misma. Y de repente, vi algo en el mar, lejos, muy lejos de la costa y les mandé mis mejores deseos y algo de mi envidia, porque ya el colmo hubiera sido sentirse mecida por las olas y arrastrada por el viento.

21 comentarios:

La Maga dijo...

Prorizo mi vida de forma tal que divido mi semana en tres días y medio en la ciudad y otros tres días y medio en el campo.

Exactamente el equilibrio necesario para ser feliz.

Precioso texto!

Sra. Castafiore dijo...

Bucólica y pastoril. Me acabas de meter en el cuerpo el deseo irrefrenable de darme un baño de mar. Si no posteo en 48 h ¿harás el favor de llamar a la guardia costera? ;D

Blau dijo...

Silvia, fía, yo quiero tu cámara, oístelo! ooh.

Que bonito paseo.

Un besin

Marcela dijo...

Ojalá pudiera yo hacer eso, Maga, de hecho cuando empieza la primavera me planteo si no sería mejor tener una caravana en vez de una casa e ir cambiando un poco cada día.
Sra Castafiore, cuidado con el mar que aún está muy frío, al menos en estas latitudes.
Blau, ajajjajaa, es que es mucha cámara ¿eh? Besín.

Tantaria dijo...

GUaaaaaaaaaaauuu, qué paisajes!

Ripley dijo...

fantásticas las fotos. a mi una gastroenteritis me ha dejado todo el finde en casa y me ha hecho cancelar planes q me apetecían mucho para el fin de semana. coincido contigo en que el mar , la naturaleza, despiertan lo que la ciudad no nos deja ver. Después de una gran crisis personal es hora de volver a vivir y disfrutar. esperemos que el tiempo no nos impida disfrutar de lo que venga por delante. un saludo

Pena Mexicana dijo...

Cuando leo un post como el tuyo me concientizo aún más de lo afortunadas que somos mi güera y yo de vivir en un sitio tan tranquilo como este. Lo cierto es que vivir con tanta paz también tiene sus asegunes, ya hablaré de ello en mi blog ahora que regrese.
Besos

siempreanónima dijo...

¡Qué envidia! Un virus gripal ha tomado mi persona y me mantiene encerrada, con grandes secreciones mucosas. En cuanto pueda liberarme, voy a respirar el aire del mar, mientras tanto te dejo a una paisana tuya.

Candela dijo...

Nunca en la naturaleza me pondría música, porque la música está en todo eso que has ido retratando con palabras y con imágenes. Si no fuera porque estoy mala, este post me habría sacado de casa para disfrutar contigo, aunque sea a unos cuantos kilómetros.

Anónimo dijo...

Me encanta leerte, me encanta lo que escribes y me encantas tu.

Maria.

Morgana dijo...

Huy Marce, me apunto a la caravana... bueno, yo una furgoneta, la California que la tengo entre ceja y ceja... y día sí y día también escoger donde recibir la mañana... aysssssss!

Besos!!

kali dijo...

si es que cuando se hace caso al cuerpo se acierta siempre, pero claro, hay que pararse a escuchar. muy bien marcelilla, muy bien!.

Vegana :) dijo...

A mi la naturaleza me da vida y me humaniza,
la ciudad me va matando y me deshumaniza,
es por ello que dejo Pamplona y me voy a vivir a un pueblico, mi tribu no me entiende, necesito a la naturaleza para vivir y estar bien, la madre naturaleza me hace bien :)

Marcela dijo...

Tantaria, es que vivo en una zona de paisajes increíbles que hacen que me sienta genial en la naturaleza.
Ripley, ya se sabe que después de una mala temporada suele venir una buena.
Pena, me ha gustado eso de los "asegunes", te lo copio.
Siempre, parece que hay virus por ahí, cuídate y sal en cuanto puedas al aire puro.
Candela, algún día daremos un paseíto guapo juntas, es más, plantaros tu Pepa y tú por aquí y os llevo a sitios guapísimos ¿vale?
maría, muchas gracias, espero que sigas por aquí.
Morganita, me vale tu furgo, vayámooooonos.
Kali, es cierto que hay que pararse a escuchar el cuerpo, nos da mucha información que a veces nos negamos. Besín.
Veganita, hola, sé que la naturaleza te llama, ene so coincidimos.

Mar dijo...

:) me encanta

es que la ciudad es demasiado sintética, llena de ruidos, de normas raras... parece que hay veces que sólo la naturaleza nos puede ayudar a recuperar el equilibrio con el mundo ^^ (y contigo)

besitooos!

Irreverens dijo...

Bueno, ya sabes que en el tema naturaleza no puedo estar más de acuerdo.
:)
Este fin de semana ha sido climatológicamente apoteósico. El sábado salimos 4 horas con las bicis de montaña y aprovechamos para coger espárragos trigueros.
Ayer, 1 hora y cuarto de carrerita tranquila por los bosques de alrededor de mi casa.

Impagable.

Yo, que he vivido tanto en grandes ciudades como en pueblos, me quedo en estos últimos. Sin lugar a dudas.
:)

Celebro oírte tan bien, Marcelilla.
Un beso

maslama dijo...

hola marcela;
creo que lo llaman «primavera»

besos,

nocheinfinita dijo...

Preciosas las fotos, que calma y que paz se respira.

Suerte las que vivís cerquita del mar, ainssss....

Besos

noche

Mármara dijo...

Igual fue por ello, oyes, que se te dio TAN BIEN todo, incluido el patting-green, porque venías cargadita de energía.

Lena de mar dijo...

se me había pasado este post??? claaaaaro, yo leí lo de "buena amante" y lo otro ni me fijé, jajajaja

hermosísimo todo lo que dices y todo lo que ven tus ojos y tu corazón: me apunto a lo de dejarse mecer por las olas y dejarse arrastrar por el viento.

Abracines saladines

dintel dijo...

Tú tienes síntomas de enamoramiento... ¿te lo has mirado?