miércoles, noviembre 19

Tristeza, rabia, impotencia...

...y más, mucho más es lo que siento dentro; tanto que llevo todo el día ahogándome, todo el día conteniendo unas lágrimas que, ahora, tienen permiso para salir, ahora que ya estoy en casa, ahora que ya estoy conmigo misma. También salieron hoy, con él, en la sala de atención a las familias, en una conversación tan dura que me hacen más consciente aún de qué difícil es ser profe.
Estoy triste, muy triste; la rabia me come, porque es una injusticia tan grande, una situación tan tremendamente jodida, que no tengo palabras para sacar afuera toda la impotencia que se me junta dentro.
No me da la gana de admitir que una alumna de mi tutoría tiene un linfoma. No quiero, me niego, no lo voy a permitir. Nunca olvidaré la cara de ese padre cuando me lo decía.

16 comentarios:

Irreverens dijo...

Ufff...
;(

Frabisa dijo...

Uyyyyyyyyyyy, es que no puedo decir nada, salvo que resulta tremendamente injusto, para cualquiera, pero para un niño, más

Glora dijo...

Un abrazo ENORME Marcela, ENORME...ENORME...
(tampoco sé qué decir)

Anónimo dijo...

Es la vida, triste para muchas personas, yo tengo en clase un alumno operado de un tumor, otra con diversas operaciones en la pierna, otra con su padre muy grave en el hospital, otro tetrapléjico y no sigo porque seguro que se me queda algun@ en el tintero. Un beso.

Lena de mar dijo...

uffff!!! cómo te comprendo!!! lo siento mucho, Marcela. Pero ante la primera reacción de negación y una vez encajado el golpe... deberás ser fuerte para poder ayudarla a ella y a su familia. Seguro que lo harás estupendamente, tranquila.

Y que te cuiden a ti también...

Besitos salinos

dintel dijo...

Silencio.

farala 68 dijo...

ay Marcela, qué horror, qué injusticia tan enorme... pero no desesperes, a veces ocurren milagros, y es mejor que te vean esperanzada y positiva, por lo menos que los que estais alrededor no os hundais y animeis a tu alumna y a su familia. Te doy un ENORME ABRAZO lleno de consuelo...

MORGANA dijo...

Un abrazo, compañera.

Princesa dijo...

En estos casos, las palabras sobran porque cuando te toca,...lo único que se puede hacer es ayudar a que todo sea un poco llevadero.
Un besazo y ayúdala a no perder la sonrisa.

Marcela dijo...

Gracias a todas por los abrazos y los ánimos, hoy ya estoy mejor y estoy decidida a encarar el tema con la clase, a aprender con el grupo de 4º A y con la alumna en cuestión de todo esto. Mucha fuerza, mucho ánimo y mucha compostura es lo que voy a necesitar. Lo único malo es que cada vez guardo peor la compostura cuando un tema me toca tan hondo, pero lo intentaré. Muchas gracias por vuestros ánimos, os parecerá una chorrada, pero me siento acompañada por vosotras.

farala 68 dijo...

no, no nos parece una chorrada; a mi por lo menos. Y estaba pensando en cómo contarte que las palabras son curativas cuando me he encontrado esta cita en el blog de vardad, mujeres y arte (http://verdadmujeresarte.blogspot.com/2008/11/la-palabra-que-sana-alejandra-pizarnik.html)
La palabra que sana
Esperando que un mundo sea desenterrado por el lenguaje, alguien canta el lugar donde se forma el silencio. Luego comprobará que no porque se muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo. Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa.
te envío más ánimos

Mármara dijo...

Qué bien que hayas llorado todo lo que tenías que llorar y que hoy, ya, más tranquila, lo hayas colocado.
Sí que necesitarás ánimo, fuerza y compostura, sí, pero como estoy segura de que lo vas a tener, también sé que harás más de lo que esté en tu mano por afrontar este jodido tema y sacar todo lo positivo que puedas de ello. Y cuando flaquees, ya sabes, a tirar de las amigas, que para eso (también) estamos.

María dijo...

Yo también pasé por lo mismo. Hoy es una mujer preciosa y sana. ;-)

Sara Allen dijo...

Intenta ver el vaso medio lleno. La supervivencia a los 5 años en los linfomas es del 50% (en general, sin conocer el subtipo de linfoma, estadio ni factores pronóstico).
No hay que perder nunca la esperanza ( y no es solo una frase). No se puede cambiar lo que está pasando, pero se puede luchar. Adelante.
Muchos ánimos par tu alumna, y para ti.

Marcela dijo...

farala, gracias, yo también creo que las palabras curan en cierto sentido, a ver si doy con la necesarias.
Marmarita, qué pena tengo; echaré mano de las amigas, por supuesto.
maría, qué alegría lo que me dices.
Sara, efectivamente, hay que intentar ver las cosas con optimismo, porque en realidad es la nena y su familia quienes necesitan inyecciones de sonrisas.

Blau dijo...

...un besin