domingo, noviembre 16

Cena con Marmarita y M.

Aunque ya Mármara contó en su blog la cena del otro día, no he podido resistirme a dar mi versión de los hechos, al menos de lo que me acuerdo que sucedió entre carcajada y carcajada.
Llegué, como siempre, bastante antes de la hora convenida y nadie respondía en casa de Marmarita, no se oía nada en la oscuridad de la noche, ni un susurro, ni un ronquido, ni un ladrido...vamos que no había nadie. Encontré a Marmarita y a M. con los peludos paseando por la calle, dirección a una impresionante cena que yo ya pensaba hecha (qué ingenua).
Llegamos a la casa en cuestión (yo por dos veces en la misma noche) y al entrar nos sorprende Marmarita diciendo que no hay nada hecho. Y nos lo dice con toda la tranquilidad del mundo, sin movérsele ni un pelo (de la cabeza, que es lo único a la vista). Ante tal falta de hospitalidad, M y yo decidimos al unísono despanzurriarnos en el sofá y "exigir" una cena digna a la voz de "ya".
Marmarita se puso el traje de faena y M y yo empezamos a rajar de lo lindo, y que si jajaja, y que si jejeje y que si te acuerdas y que si anda que tú, pues tú vamos que...
Al poco, ya teníamos una cena de rechupete, no repito el menú porque ya la gran cocinera lo puso. Y un poco de lechuga, un comentario de mi azarosa vida, unos spaguettis, una anécdota de Mármara, un buchito de agua, un comentario de M...una cena perfecta.
Pero no, algo tenía que salir mal, algo tenía que interponerse en nuestra preciosa amistad, algo tenía que dar al traste con el buen rollo reinante...un atentado en toda regla: Mármara, sabiendo mi horror ante las guindillas, dejó (creo que a posta) las tres guindillas repartidas por los platos. Ayyyyy, qué miedito cada vez que llevaba el tenedor a la boca, que si me como una no me bajan de la lámpara en toda la nocheeeee. Pero Dios es bueno y está de mi parte (creo que la de reli ya está abduciéndome, socorro), y todas las guindillas asquerosas estaban en el plato de la propia cocinera-terrorista.
Después de comer, pasamos al saloncito con el café y eran tales las carcajadas a gritos que dimos que hasta los perros se fueron para otra habitación. Y es que estuvimos hasta casi la una de la mañana con ocurrencia va y ocurrencia viene, nos reimos de todo y también de nosotras mismas, como debe ser. Y es cierto, como dice Mármara que dimos un repasito a la bollosfera, pero ese es un tema top secret (pero qué risas, ajajjaaa).
Y bueno, queridas, esta es la crónica de una cena de amigas que hacía mucho que no se veían por culpa de sus muchas ocupaciones (que no fue sólo culpa mía, joer) y que se demostraron, una vez más, que cuando algo une a la gente es muy fácil recuperarlo en cualquier momento.

PD: no encontré foto mía, pero sí de Mármara y M.

13 comentarios:

farala 68 dijo...

jooo, cuenta los cotilleos de la bollosfera, Marcela, porfa... mucho detale de todo y te guardas lo más interesante... que miedín me da ese repasito entre risa y risa, pero quiero saberrrrrrr!! besos!!

farala 68 dijo...

y la foto es un punto, eres una casho perra, pero espero que eso te lo llamen Mármara y M. jajajajja!!! (y que conste que te advertí de la religión. Arrimate, a la de EF, Marcela ¡dónde va a parar!!)

Mármara dijo...

Sinceramente te lo digo, te veo pelín abducida por la de reli y por Lara Croft, concretamente en su exitazo taquillero "Lara Croft y las guindillas asesinas". Has de hacértelo mirar.
Ahora bien, M y yo hemos salido muy favorecidas, eso tengo que te lo decir. Me late que, gracias a esta instantánea, no voy a poder quitarme a las pretendientas de encima.

Lena de mar dijo...

muy monas y muy divertidas habéis salido en la foto!!! jajaja... qué envidia me dais, de poder cenar juntitas. En mi caso, si se me invitats a cenar, no podría coger la moto y tirar millas... sería más caro!!!
y lo de las guindillas asesinas, qué risasssssssssss

Un abracito violeta para las tres

Ohnenick dijo...

Dile de mi parte a Mármara que con tanta crema de calabacín se le está quedando una cara rarísima.

Marcela dijo...

Farala, por partes, me alegra mucho que la foto de mis amigas te guste, aajjajaa. A la de Ef intento arrimarme, chica, pero no acabo de triunfar. y de los cotilleos de la bollosfera no te preocupes, que en realidad fueron chorradas, del tipo cómo dice los niks M., que está fuera de la bollosfera pero nos lee; eso sí, no da una con los nombres, ajjajaaa.
Marmaritaaaa, qué chula la foto ¿eh? Lo de las guindillas es que no te lo perdono, ajjajaaa.
Lena, es muy agradable una cena de este tipo,que sepas que estás invitada a la próxima, pilla la moto y al maaaaar.
Ohn, es que está de lo más mona, es lo que tienen las guapas.

Blau dijo...

Que buenas reseñas de cena, da gusto leerlas.

Besin dominguero.

dintel dijo...

Qué miedo me dan los repasos bollosféricos!!! Claro que es como si estuvieramos en la pasarela, eso no se puede negar. ;)

Princesa dijo...

Bueno, escribo sobre la cena mientras desayuno. La parte posiiva de que Marmatita no tuviera la cena hecha es que al menos te aseguras de comerla luego totalmente recién hecha. Además, estoy segura que con el rollo de la "bollosfera" os habéis quedado más que saciadas.
Besinos

Irreverens dijo...

Pero vosotras dos pusisteis la mesa, al menos, no?
:P

Oye, qué riquiñas han salido ellas dos en la foto.
XD

Cómo molan estos encuentros bañados en risas... Aunque esta vez seguro que no hablasteis de mí, jeje.
:P

Besos

Mina dijo...

Bueno, bueno, qué bien os lo habéis pasado, qué suerte. Cuánto se disfrutan las cenas con amigos de los buenos.
Saludos pa la paisa de lengua

MORGANA dijo...

jajajaja bueeeeno, al menos estuvimos en "espíritu" jajajajaja

Frabisa dijo...

Mira que es buena Marmarita que hasta fue excelente anfitriona en lo de quedarse todas las guindillas para ella.
Divertidisimo como lo cuentas, aunque la versión de ella tampoco tiene desperdicio.

un beso