martes, noviembre 11

Lección recibida

He de confesar que esta semana he recibido una lección que me merecí. Voy por partes.
Como todas sabéis, doy clase en un instituto público; por si alguien aún lo dudaba, soy atea hasta la médula, anticlerical y en contra de la asignatura de religión en la escuela pública. Y además, estoy totalmente en contra de que se dé dinero público a los chiringuitos de la enseñanza que se montó la iglesia hace ya muchos años (no a la enseñanza concertada).
Bien, pues con todos estos antecedentes, he de decir que al conocer a la profe de religión de mi instituto ni siquiera me acerqué a ella, la saludaba como a todo el mundo, pero no me atraía en absoluto conversar con ella. La prejuzgué basándome en mi rechazo a su asignatura.
Pues hete aquí, que se me acerca ayer para comentarme que le pareció muy bien mi intervención en el claustro sobre la educación en igualdad, que ella es teóloga feminista, que antes el feminismo que la religión, que tiene escrito el capítulo de un libro sobre las beguinas y que les gustaría que lo leyera yo para comentarlo después, que ella lleva muchos años luchando por la igualdad dentro de la iglesia católica, que está en contacto con la asociación de Católicas por el Derecho a Decidir y que admira mi valor para hablar en público sabiendo el rechazo que iba a desencadenar.
Olé, olé y olé por la paisana de religión. Estoy leyendo el texto que me dejó y me tiene enganchada con el tema de las beguinas, qué bien escrito, qué interesante y cuánto tengo que aprender de esa mujer. Me está al pelo, por prejuzgar, por caer en lo que siempre critico, por gilipollas integral y por cerrada de mollera. Aprende, Marcelilla, aprende y, a partir de hoy, compensa a esa mujer por el desprecio con que la trataste, aunque ella nunca fuera consciente.
Lección aprendida y bien aprendida, gracias profe de religión.

19 comentarios:

María dijo...

De sabias es rectificar. Me alegro. Estas sorpresas siempre son buenas.

marta dijo...

Me dejo llevar por las apariencias, también gilipollas integral, pero me gusta pensar que esto de ver mundo me ha espabilao un poco en esas cosas.
PD: ¿Y entiende?

PULGACROFT dijo...

Cómo presta aprender cosas buenas y que las personas nos sorprendan para bien...
Me alegro por ti Marcela!

Glora dijo...

Otra vez estás de suerte!! Y la profe de religión más con tu llegada al centro!!
Besos!

marigel dijo...

Me ha faltado tiempo para ir a la wikipedia a ver qué era eso de las beguinas. Ya me he informado. He aprendido algo nuevo con tu post, fijatetú.
(Me temo que yo hubiera tenido que recibir la misma lección, porque también soy agnóstica, anticlerical y contraria a las subvenciones de las iglesias con dinero público).

Princesa dijo...

Yo me uno a las felicitaciones por el "grato descubrimiento" y bueno....eso es lo guapo de las personas no? que casi siempre alguien tiene la capacidad de sorprendernos.
Un besín mañanero.

Irreverens dijo...

Pues sí que es positivo que de vez en cuando nos rompan los esquemas, sí.
:D
A mí me ocurrió no hace mucho con una persona que es muy adinerada (tengo una especie de odio a los muy ricos): es una persona inteligente, empática, muy cauta y muy trabajadora. Nada que tirarle en cara.

De todos modos, jejeje, (lo siento, es que la religión me puede), si yo pudiera, le diría a la paisana de religión que no se moleste en buscar la igualdad dentro de la Iglesia católica. ¡Es que me parece un auténtico sinsentido! La Iglesia siempre ha menospreciado a la mujer. Mejor haría, si acaso, creando una tendencia nueva o qué sé yo.
Mejor haría estudiando filosofía y ética...
:P

Un besazo

Anónimo dijo...

Pues sí, a priori no sabemos de quién podemos aprender, desde luego. Me alegro de que la profe de tu insti sea así de abierta, porque el cura del mío me parece todo lo contrario. Lástima.

Frabisa dijo...

Enhorabuena por tener el valor de reconocerlo y no importarte dar marcha atrás en tu opinión.

Prejuzgar es algo común a la mayoría de los seres humanos, pero en el pecado, llevamos la penitencia.

un beso

farala 68 dijo...

pos hala, que ahora me va a tocar disentir a mi... ¡¡¡cuidadín con esas que son las peores!!! lobos dsfrazaos de corderos te lo digo yo... a esa que dice que es catolica y feminista (??????????) (eso que eh lo que eh??, yo estoy con irreverens en este punto) dile que se defina, que las dos cosas son incompatibles.... del opus minimo, te lo digo yo, cuidadín marcela, no te fies ni un pelo!!

Lena de mar dijo...

pues yo, que soy atea y agnóstica y apóstata... sí que creo que existen especímenes raras que desde dentro están intentando remover los cimientos del catolicismo, sobre todo las mujeres feministas. Lo que dudo (y mucho) es que consigan algo... A priori eso de ser católica y feminista no cuadra mucho, pero haberlas, haylas...

de todo se aprende.

Besitos salinos

Mármara dijo...

¡Qué puntazo! El de la paisa de reli y el tuyo por darte cuenta y rectificar. Si, es que ya lo digo yo, a quienes me quieren oír: eres la leche, Marcela.
De que vaya a tu insti has de presentarme a esa mujer, me encantará conocerla.
Y ahora voy corriendo a Wikipedia a enterarme de qué va eso de las beguinas.

Sardanina dijo...

Amiga, que te sigo leyendo y riendome con tus cosas.
Un beso....

Marcela dijo...

Pues sí, maría estos son de las sorpresas buenas, que en el otro sentido también las hay, a veces.
marta, pues no sé si entiende, es del tipo monja que no es monja, pero no tengo ni idea.
Pulga, sí que presta, de verdad.
Glora, es una mujer muy interesanta para hablar con ella, porque sabe muchísima historia y eso a mí me gusta.
marigel, me alegra que te haya servido el post para aprender algo, eso es guapo.
Princesa, hay que seguir abiertas a las sorpresas.
Irre, qué mal pensada, jajajajaa, aunque te reconozco que yo pienso lo mismo sobre los esfuerzos de cambiar una institución como la iglesia.
anónimo, no siempre se tiene suerte.
Frabisa, no me cuesta nada rectificar, es algo que hago a menudo porque suelo meter la pata con facilidad, jajajaaa.
farala, jajajjaaa, desconfiada.
lenita, sí que las hay, lo que consigan no creo que sea mucho y gastan unas energías tremendas.
marmarita, en cuanto te vea el pelamen por el mi insti, te presento a esta y a la de EF, ajjaaaa.
sardaninaaaaaaaaaa, cuánto tiempo, un beso grande, echo de menos una conversación larga y tanquila.

Izel dijo...

Uffff La vida tiene tantas formas de hacernos tragar nuestras palabras (o nuestros prejuicios)

La iglesia (la religión, etc...) es absurda pero la forman personas que como tales son capaces de lo mejor y lo peor... y ahí, como en,los demás sitios... Hay de to, como en botica jejej

Las sorpresas gratas da gusto llevárselas... aunqaue te hagan aprender una lección

lala dijo...

me gusto lo de gilipollas integral....
jajaja
pero lo mejor es siempre aprender algo, descubrir algo. no dejar nunca de asombrarnos.
saludos

Garbanza dijo...

si es que idiotas hay en todas partes y gente que merzca la pena también

MORGANA dijo...

Esto que cuentas me lleva otra vez a pensar acerca de las etiquetas propias y ajenas, joé...

dintel dijo...

Nunca es tarde. Es interesante el tema que cuentas. Pienso en ello.