sábado, septiembre 22

ME VOY A MÉXICO
Más concretamente, me voy a Oaxaca. Me quedan pocas horas para irme hacia el aeropuerto y comenzar un enorme viaje que me llevará 24 horas.
Estoy muy ilusionada, muy contenta, muy nerviosa, muy preocupada, muy entusiasmada, muy tensa, muy expectante, muy esperanzada, muy adrenalínica, muy afectiva, muy...ESTOY MUYYYYYYYYYY.
Voy a trabajar unos días y a hacer turismo muchos más, vamos que estaré fuera quince días, pero sólo voy a currar tres de ellos, jejejee.
Para mí es una buena oportunidad profesional, pero una responsabilidad muy grande porque quiero que lo que haga allí sea digno y útil.
Dejo el blog por quince días, voy a vivir otra vida diferente a la mía, voy a disfrutar de la diversidad, de lo diferente, voy a aprender de todo y luego os lo contaré.
Me deseo buen viaje y buena experiencia. Un beso, amigas blogueras.

9 comentarios:

Glora dijo...

Qué guay, qué rico... qué envidia!
Yo también te deseo buen viaje y buena estancia y feliz regreso!
Estoy deseando leer lo que cuentes al llegar!
Un abrazo enorme!

MORGANA dijo...

Waooooooooo!! Feliz viaje amiga mía... Muchos besos para el camino!!

Blau dijo...

Feliz viajes!!!!! vuelve con muchas experiencias.

Besosss

The lesbian sisters dijo...

querida marcela,
he estado en méxico este verano y he vuelto super enamorada de ese país de contrastes y grandezas. me da mucha añoranza saberte por allí. cuando vuelvas cuéntanos con detalle. que tengas un muy buen viaje!!!!!!

paula

Anónimo dijo...

¡Que lo disfrutes, Marcela, y que de regreso nos cuentes tus impresiones, que seguro serán positivas!
¡Qué suerte, chica, eso son trabajos y lo demás morcillas!

una mexicana dijo...

Nos viene el huracán Marcela, ¿cómo podremos protegernos?

Ripley dijo...

Disfrutalo y danos toneladas de envidia sana a la vuelta. un besazo y que te lo pases muy bien.

Marcela dijo...

Chicas, os escribo desde México y sólo puedo decir que SOY FELIZ, adoro a la gente feminista de aquí. En cuanto vuelva, os cuento.

Mármara dijo...

Ya me tarda que vuelvas y cuentes, pimpollo, porque ese "soy feliz", en mayúsculas promete.