martes, mayo 22

La pública, más que una escuela

Mi madre era maestra de la escuela pública, yo estudié, como todas mis hermanas en la pública, dos somos maestras de la pública, mi sobrina y mis sobrinos son de la pública. Para mí la pública es mucho más que una escuela, es una ideología de vida, con todos sus problemas, con personas reaccionarias dentro que parecen publicistas de la privada, con carencias y conflictos. Pero con una idea que me sustenta: la escuela pública es la única que une excelencia y equidad, es decir, que intenta que todas y todos sean excelentes.
Los mejores cerebros en educación son de la pública, quienes han investigado, estudiado y formado al resto del profesorado son de la pública.
La derecha siempre ha sido de la privada y la defiende a muerte, nos quita el dinero a toda la ciudadanía para dársela a sus colegios de curas y monjas que adoctrinan en la obediencia y la creencia en el más allá. Yo creo en el más acá, en la creatividad, en la motivación por aprender, en la alegría de la diversidad.
En la pública aprendí a hablar en público, aprendí a tratar con todo tipo de personas, aprendí a respetar lo diferente a mí, aprendí que el dinero público es imprescindible para la justicia social, aprendí que lo público es de todas y todos y hay que cuidarlo, aprendí la igualdad.
Hoy, más que nunca quiero hacer un homenaje a mis maestras y maestros de la pública, sólo a los que me marcaron, porque los que me aburrieron no eran más que personas acomplejadas y frustradas: a mi madre la primera, porque fue mi seño de infantil; a Rosa, mi maestra de 1º,2º y 3º; a Mª Antonia, que me abrió las puertas al gusto por viajar y al respeto a todas las culturas; a Pedro, que me exigía mucho porque siempre confió en mi valía; a Begoña la de lengua en el insti porque me hizo amar a Borges; a Carmen, la de historia, porque me escuchaba; a Lobo, el de griego, con el que me reía a carcajadas y no me echaba de clase y a Julio, el de literatura, que me hizo poner en relación las letras con la vida.
A todas, a todos, gracias por hacerme como soy, desde la pública.


9 comentarios:

María dijo...

Voy a escribir un post de mis maestr@s y profes. El tuyo es precioso. Hay que dar las gracias, ¡sí!

farala dijo...

marcela para ministra de educación coñoyatantotanto!!!!!!!!!!

Pena Mexicana dijo...

Y yo también les doy las gracias porque contigo y con tantas otras personas, hicieron un trabajo excelente. Justamente es eso lo que tanto le duele a la derechona en este país, que el trabajo de la escuela pública es tan bueno que no les permite terminar de adueñarse de todo. Ojalá que no consigan destrozarla, ¡hay que defenderla con todo!

besos

Alson dijo...

Viva la (RE)PUBLICA!

Morgana dijo...

qué preciosidad de post, Marcelilla!!

Yo también soy de la pública.

Un beso!

Candela dijo...

Yo también estudié en la pública y a mis hijas también. Orgullosísima estoy!

Candela dijo...

Ah, y muy importante también: ¡Trabajo en y para la pública desde hace 32 añitos!

yosu alvarez dijo...

Pues si arriba la publica!!!la diversidad, el librillo de cada maestrin y maestrina!!Los profes chiflados!!! las clases caoticas!!las que en las que solo se escucha una voz que de repente, te enseña no solo una materia sino toda una filosofia de aprendizaje!!!

Anónimo dijo...

Estudié en la privada y mi hija irá a la privada mas q nada por la incompatibilidad de horarios q no me deja otra alternativa,defiendo la pública pero también estoy orgullosa de haber ido al colegio que fuí donde no se me regaló nada y me educaron profesoras maravillosas.
Ana