lunes, julio 18

Codeándonos con la nobleza

Ayer, Marmarita y yo jugamos un campeonato de golf. De cómo jugamos casi prefiero ni comentar, vamos que en vez de golf parecía otro deporte: que si miré y la bola no doy ni dos pasos, que si tiro fuera, que si dónde anda esta bola, que si el árbol, que si el agua...en resumen, que hicimos record del campo, pero por abajo. Eso sí, avisadas de que había buen sorteo de regalos, nos quedamos a la entrega de premios y nos tocó una hemosa bolsa para los palos, jejejee, suertudas que somos.

Nos tocó jugar con dos señores mayores (bastante mayores, muy mayores, mayorísimos) y, como manda el protocolo, nos presentamos educadamente antes de empezar: "Hola, soy Mármara (ella siempre es más sociable que yo, que soy algo cerradina para relacionarme), hola soy Marcela", "Genaro, encantado", "Paco, mucho gusto".

Y aquí, Marmarita que pone cara de intriga mirando al más bajito y suelta: "Perdona, Genaro, pero ¿no eres el marqués de Ferrera?"

Yo pensé que a la Marmarita se le habían subido los aires murcianos a la cabeza o la telenovela del mediodía y a punto estuve de darle un codazo. Entonces el abuelo, sonriente, dice "¿Cómo lo sabes?".

Y yo, que vengo de familia humilde, a la vez que antinobleza, flipé por las orejas y hasta por el driver.

Allí se pusieron a hablar de la historia de nuestra ciudad y sí, chicas, era el marqués.

A mí, estupidamente, me hizo hasta ilusión, porque es el último marqués de Ferrera y porque su palacio (ahora hotel) está casi enfrente de mi casa. Yo, que soy republicana y monto barricadas por casi todo, me vi envuelta en un ambiente noble y casi me arrepentí de llevar una camiseta, o polo, de publicidad. Ayyyy, la vida de la alta sociedad, ajajjaa.

Pues, claro, con este inicio ¿cómo iba yo a jugar bien si compartía partida con la historia de mi ciudad (qué disculpa más tonta, por las diosas).

Pues bien, el hombre fue un encanto y nosotras nos fuimos sabiendo que peor no podemos jugar y que nos codeamos con la nobleza.

Ahora, chicas, tengo un problema grave y una duda existencial ¿Podré seguir tratando con el pueblo llano? ¿ahora que casi pertenezco a la clase alta puedo seguir yendo a La Caleya y hablando con la clase baja? ¿debería plantearme tener un título como "Duquesa de Cabrales", "Marquesa de la Sidra" o "Condesa del Bollu Preñáu"?

Bueno, mientras doy solución a todas mis dudas, me despido desde el pedestal en que me he encumbrado y pienso también si cambiar el nombre del blog: "Mujeres en nobleza".

PD: voy a llamar a la Duquesa de Alba para comentarle mis dudas, que entre colegas se arreglan las cosas.






13 comentarios:

Pena Mexicana dijo...

A ver... mi duda más bien es cómo hizo mármara para saber que Genarito era el marqués de nosequé...
Chica, qué quieres que te diga, no sé... la tentación de tener una bloggera de la nobleza entre mis favoritas es muy grande, casi que te animo a agarrar el condado del bollu preñáu antes de que te lo gane doña Caye... que ya ves que tiene muchos títulos...
Pero por otra parte, qué pereza eso de tener que darle polish a todos los blasones, ¿no? quita quita, que como pueblo llano se está muy bien :)

besos

Morgana dijo...

jajajajaja Marquesas del Bollo!!! me encanta!

Besos desde la otra parte del mundo.

Sra. Castafiore dijo...

A sus pies, señora marquesa, tipití-tipitesa

Anónimo dijo...

jajaja q bueno Marcela, perdón la Marquesa Marcela ...
me ha encantado lo de "ser algo cerradina para relacionarme".
Lo impte es q os lo pasastéis bien no ??? Pos hala un poco de culturilla nunca vien mal
Un saludo
MRosa

Mada dijo...

A partir de ahora no sabremos que tratamiento darte... :o)

dintel dijo...

Jajajajajajaja, es lo que tiene el golf. A mí, con la canasta, si la jugara, seguro que no me pasaría eso.

Mármara dijo...

Atención, señoras: según "News of the L World", Marcela ostenta los siguientes títulos nobiliarios: Marquesa del Driver, Duquesa del Chipper, Condesa del Approach y Señora del Bollu Preñau al Cabrales.
Doy fe de ello. Yo, por mis partes, ya me dirijo a ella como Ilustrísima.
Sobre le campeonato del domingo no voy a hacer declaraciones.
Al Marqués de Ferrera me lo presentaron hace unos años, en otra partida. ¿Que cómo supe que era él? Su nombre y sus apellidos lo delatan, queridas, dan nombre a calles y plazas de la Insigne Villa del Adelantado, en la que habito.
(¡Ay, que me ha salido la vena redicha!)

María dijo...

Lo que da de sí el golf-erío... ja, ja, ja... A sus pies.

PULGACROFT dijo...

A partir de ahora los únicos palos al agua que vas a dar son los del golf jeje...

verticana dijo...

Varonesa o vampiresa........

cereza dijo...

¿Y como decís que os place más que os llamen, lustrosísima Marcela?

chris dijo...

Yo que tú me apuntaba a la nobleza que les dan de comer gratis en los saraos.
Luego, una vez comida y bebida te vas a la Caleya a alternar con el bollopueblo llano, que seguro que es más divertido.

Palabra de verificación "mencie" que es como el típico nombre de la nobleza Mencía pero en asturiano, no? jejeje

iTxaro dijo...

ahora hay que tratarle de usted???

qué categoría

un achuchón (o a la nobleza no se le dan achuchones?)