viernes, agosto 13

¿Vivo la vida que quiero vivir? Y una de estrellas.

Dos temas se me agolpan en la cabeza y en la experiencia. Empezaré por el más tanscendente, a pesar de que yo soy, más bien, de baja intensidad y poco dada a exponer públicamente mis "pajas" mentales (y las otras tampoco, que una cosa es la confianza y otra es pasarse, jaajjaja).
Bien, la reflexión en la que llevo un tiempo (Lanzarote y Morganita me han reactivado tremendamente esta parte de mí tan escondida que es la de pensarme) es que creo que me ha llegado el momento ideal de reinventarme, de mirar muy bien el tipo de vida que llevo y recrear el que me gustaría llevar. Miro lo que hago y, en general, estoy contenta: tengo trabajo fijo (que eso es un lujo hoy en día), soy una mujer independiente, nada me ata, no me bloqueo a mí misma para ser feliz, me río mucho, soy docente por vocación, soy lesbiana por mayor vocación aún y feminista encantada de serlo. Tengo las mejores amistades del mundo, tengo a lamimari que es una joya. Hago muchas cosas y he obtenido cierto reconocimiento profesional.
Hasta aquí, todo perfecto. Pero también hay otra parte "oscura" que, en muchos momentos, me niego hasta a mirar: soy insegura en los afectos, las relaciones sentimentales se me dan de puta pena, me provoca un terremoto que la persona a la que quiero tenga un mal día, me engancho en relaciones que, a veces, me provocan sufrimiento, tengo pánico al abandono, no me creo muy merecedora de los esfuerzos de las demás personas para conmigo y vivo en un estrés casi continuo. Ah, y trabajo demasiado, muchas veces para no pensar en que mi vida podría vivirla como yo quiero. Vamos, que el curre me tapa mi cobardía ante el cambio.
Es por ello, que me veo en el mejor momento de mi vida, en la temporada en la que puedo de verdad cambiar el rumbo que he seguido hasta ahora, en el tiempo de mi reinvención. Y creo que lo haré si la pereza y la cobardía me lo permiten.
Ufffff, qué intensita que me he puesto, ni que tuviera yo pretensiones de psicoanalista, mamma mía.
A ahora para aligerar esta intensidad que me ha dado, os contaré que el miércoles a la noche, lamimari, lasum y yo nso fuimos a las diez y media de la noche a la provincia de León, en busca de un cielo claro que nos dejara ver las perseidas. Íbamos pertechadas al máximo: bocatas de cecina con queso de oveja y aceite virgen, bombones, café caliente y hasta chupito de crema de orujo. Somos estupendas para disfrutar. Y llegamos a Barrios de Luna, en plena zona de Babia (estuvimos en Babia, vamos) y plantamos las sillas de playa en una cuneta y disfrutamos a tope de la noche.
Estrellas fugaces, vimos cuatro, una miseria, pero suficientes para pedir por nuestra felicidad y la de quienes queremos. Pero lo mejor fueron las risas por la situación en la que nos veíamos: noche cerrada, en una cuneta en el más allá y como si estuviérmos de picnic. Las carcajadas se oían hasta Zamora y tuvimos que calmarnos para no morir de los dolores de barriga y costado que nos dio.
Gracias, Mari y M, gracias por estar siempre ahí y por existir. Aunque sea capaz de cambiar de vida, ellas siempre están en ella.

19 comentarios:

Pena Mexicana dijo...

me suena, me suena... ¿de qué me suena? ah si... de "Pena" hace unos años.

Claro que se puede una reinventar, lo que pasa es que suele ser duro. Comienzo a sonar como una iaia... ¿serán los años? jajajajaja

Para mi el primer paso fue quererme de verdad, aceptarme y perdonarme... de allí a que los demás te quieran realmente no hay ni un paso. La autoestima se proyecta. Hoy en día estoy en otro proceso de reinvención, por lo que te deseo tanta suerte como la que necesito yo misma :)

Besitos Marcela, cuídate :)

Morgana dijo...

Es el término más precioso (de belleza y de tesoro) que conozco: reinventarse. Jajajajaja prima y qué feliz estoy!!! Jamás has visto una sonrisa taaaan amplia como la mía en estos momentos...

Besos..., muchísimos!

Candela dijo...

Marcela, creo que siempre tenemos necesidad de reinventarnos, porque siempre estamos aprendiendo algo o rectificando algo ya aprendido que no daba buenos resultados. Siempre hay un punto de inflexión provocado por una situación determinada, en tu caso esos días que has pasado con Morgana en su isla (y por qué no las sensaciones desbordantes que provoca la montaña rusa jajaj).

Yo este año también voy a reinventar parte de mí. Voy a reinventar a la profesora que soy desde hace 30 años y a beneficiarme del cambio sin perjudicar a nadie. ¿Lo conseguiré? :)

Un abrazo muuuuy grande

Nefer dijo...

Maravillosa noche, y respecto a tu "psicoanálisis", creo que ya has empezado en tu cambio: darse cuenta de todo ya es mucho porque a veces ni lo vemos.
Besazos (y por cierto, menudo verano te estás dando,eh?)

María dijo...

Eres capaz y lo sabes. Te lo has dicho todo.

Irreverens dijo...

Vamos, que ya estás reinventándote.

Yo también adoro ese verbo.
:)

Lo del miércoles me ha encantado porque os he visualizado perfectamente, ¡jajaja!

Un besazo

farala dijo...

reinventartee s un lujo que te puedes permitir porque, como tu dices, tienes todos los medios a tu alcance. Los afectos (me permito incluirme) siempre vamos a estar ahí. Muta, Marcela, yo lo hago cada 7 años, más o menos.

Sra. Castafiore dijo...

Las pajas mentales son sinónimo de inteligencia. Creo que si te lobotomizan te libras de ellas, pero a cambio pierdes expresividad y se te cae la babilla por la comisura de los labios. De todos modos lo de reinventarse y superar el vértigo a los cambios esta muy muy bien. :)

Yo sabía que la contemplación de las estrellas puede dar cervicalgia, lo que no sabía es que provoca flato jajaja. Y los astrologos de Zamora creo que estan acojonaos por las psicofonías ;P

mam dijo...

Bonita palabra, yo no hace mucho lo llame "resetearse"jejejeje. Supongo que es una fase que todas pasamos, en algún o algunos momentos y provocados por alguna circunstancia que hace que cambie nuestro chip. Bueno no se si me explico....

Y oye que bien te lo pasas ¿no? que sigas disfrutando

Commuter dijo...

Pues yo quiero saber como reinventarse, en serio. Como se hace? Me he construido mi vida en unas estructuras, unos esquemas que ahora ya no me funcionan y quiero y necesito cambiar. Estare leyendote, comparte pistas!!!

Jirafas en Gerundio dijo...

Pues vamos a añadir un término más, "autoformatearse", te quedas con lo que te interesa, formateas y eliminas todo lo anterior, instalas tu nuevo sistema operativo, nuevos programas y reinstalas lo que has salvado, (aquello que realmente merece la pena conservar y que te ayudará a continuar con el nuevo formato de tu disco duro). Toda tu "hardware" lucirá gracias al renovado "software" que hará que todo vaya a buena velocidad, ágil, y con espectaculares resultados. Así que ¡ponte a las teclas!. Reinvéntate, resetéate o formatéate como quieras pero adelante. (que rica la cecinaaaa)

guada dijo...

me encanta esa palabra, lo dice todo, pero no sé por que tengo la intuición de que tanto la cobardía como la comodidad brillarán por su ausencia en este caso.
me he sentido identificada con parte de lo que dices, quizás por que más o menos estoy pasando por lo mismo y con una de las islas tb....qué tendrán las islas???
besazos

Mármara dijo...

Pues yo te digo, Marcelilla de mis entretelas, que una reinvención a tiempo es una victoria. Y como te estoy viendo, sé que estás en ello y que lo conseguirás, a pesar de que el único terreno en el que te vendría bien esa reinvención ye jodiduco, muy jodiduco, para ti, y para el 99,9% de las mujeres.
Ahora bien, desde aquí te lo digo, teniendo a tu lado a personas como Latumari, Lasum y otras que yo me sé, todo será más fácil.

Lenteja dijo...

Pues estoy dándole vueltas pastora , al término este tan bonito de "reinventarse", que implica crear algo nuevo, la creación, la mejora a través del cambio o del esfuerzo activo...la elección consciente que podemos cambiar una y otra vez ; pero no sé qué me hace preferir el término "redescubrimiento" redescubrirte a ti misma, (quitar lo que cubre), porque en el fondo yo creo que todo lo posible ya está en nosotras y la tarea es ir quitando periódicamente lo que nos cargamos y que va ocultando poquito a poquito cualidades y posibilidades hasta que no las llegamos ni a ver... y creemos que lo que tapa es miedo, ansiedad...
Oyes, que esto es una "paja mental " mía de esas que decías..., que veo que me excedo escribiendo, ya si eso , la próxima te la mando por correo ...
Besos. Lenteja

Lena de mar dijo...

Marcelilla, fía! me alegro muchísimo de tu decisión, eres una resiliente valiente y este proceso, aunque sea doloroso, te llevará dónde quieras ir. Tu interior es hermoso, descúbrelo y ámalo... lo demás ya vendrá por añadidura.

Abracitos salinos para ti, latumari y lasueme.

Marcela dijo...

PENA: muchas gracias por los ánimos, estoy decidida a conseguirlo.
MORGANITA: yo también sonrío y estoy feliz.
CANDELA: seguro que tú también lo consigues, porque tienes mucha fuerza. No me recuerdes las montañas rusas, que me mareo, ajjajaa.
NEFER: el verano no puede ser mejor, gracias por tus palabras.
MARÍA: gracias por la confianza que pones en mi proceso, eso me anima.
IRRE: cada vez que me acuerdo de la escena nocturna, me parto.
FARALILLA: pues claro que te incluyes entre mis afectos, faltaría más.
CASTA: eran tales las carcajadas que creo que aún habrá psicofonías.
MAM: resetearse también me gusta, proque me había quedado algo colgada.
COMMUTER: Daré las pistas en cuanto las encuentre, que eso será lo jodido.
JIRAFILLA: espero tener un buen antivirua para estar nueva etapa.
GUADA: a por todo, que podemos. Y lo de las islas, es que enamora porque es un contacto directo contigo misma.
MÁRMARITA: una de las personas que me ayuda en todo esto eres tú, que siempre me escuchas y encima me aportas los puntos de vista con los análisis morfo-sintácticos completos.
LENTEJA: es un gusto leerte, no te excedes en absoluto y precisamente porque es un gusto leerte, te insisto en la creación de tu blog, recuerda que ya tenía hasta nombre, jejeje.
LENITA: estoy segura de que me entiendes, nos valió un "paseo" por Vitoria para conectar.

Tantaria dijo...

Pues adelante Marcelilla, ¡a tunearse por dentro! Aunque a lo mejor sólo hace falta cambiar ciertas actitudes, como sufrir que te cagas por el sufrimiento ajeno. Un besote grande valiente!

prófuga dijo...

Una amiga tiene una curiosa teoría: dice que en toda relación siempre hay un perro y un gato. Me da la sensación de que a ti -al igual que a mi-, te ha tocado ser perra -en el sentido menos peyorativo de la palabra-.

Besos

iTxaro dijo...

me parece muy buena cosa eso de reiventarse.

Trataré de ponerlo en práctica aunque no se si sabré hacerlo o quizás aún me queden más ostias de la vida para poder hacerlo

(me siento identificada con muchas de las cosas que escribes)

(ya ves... me estoy poniendo al día después de las vacaciones jajajja)