sábado, octubre 13

OAXACA 26-9-07
Casi había que fijarse para verte. Te sentabas, encogida, en un recoveco de la entrada de la iglesia. No mirabas para nadie, sólo para la colección de bolsas que te rodeaban.
Te hice fotos sin que me vieras, pero me dio la impresión de estar robándote algo y me agaché enfrente de ti.
Levantaste la cabeza, unos ojos de mucha edad me miraron y una hermosa boca me sonrió. Te pedí permiso para hacerte una foto, me pediste dinero y te lo di, era una transacción económica justa.
Hice dos fotos, no hablaste, te di las gracias y te acaricié la cara plagada de arrugas y experiencia. Me agarraste la mano, tan suavemente que creí estar viendo a todas las abuelas del mundo.
Te dije que eras bella, me sonreiste y me diste un precioso beso en la mano.
Tuve que irme, porque tu belleza estaba llenando mis ojos de lágrimas.
Algo hubo, abuela, en un segundo, que nos unió sin palabras. Algo muy grande me enseñaste con tu mirada, tu sonrisa y tu beso.
Creo que este día conocí la verdadera belleza.

12 comentarios:

MORGANA dijo...

Ufff, Marcela, menuda foto! Es una niña. Se le nota en la mirada, en las trenzas y en la cabeza ladeada. Entiendo que te emocionara. Yo también me habría emocionado, seguro.

Menuda experiencia, eh??

Besos

Blau dijo...

Precioso

Paula dijo...

querida marcela,
estuve en méxico este verano y la experiencia fue increíble, méxico se me metió dentro de tal manera que aún estando allí ya estaba pensando en volver... me enamoré plenamente del país... no estuve en oaxaca, pero desde mi prisma de turista sentí aquella tierra, aquella gente, aquella comida y mis amigas fueron unas anfitrionas maravillosas... tengo una promesa pendiente con la virgen de guadalupe y algún día tengo que volver, ya te contaré... besos y feliz retorno, a mí me costó un poco después de tanta felicidad...

GLORA dijo...

Qué lindo Marcela, qué lindo!
Un abrazo fuerte...

Anónimo dijo...

Es dif�cil percibir lo que una no conoce o no ha experimentado. Para reconocer la belleza en esta abuela, tuviste que hacerlo desde tu belleza personal. Me admira y me alegra tu capacidad para ver a esta mujer, para verla en toda su humanidad, aun cuando las condiciones de esta sociedad tan injusta sobretodo con las mujeres, la orillen a vivir en el l�mite de lo que consideramos humano. Seguramente la foto no pudo capturar, lo que t� lograste sentir, pero agradezco nos compartas esta experiencia y su imagen.

Sardanina dijo...

Me emociona Marcela. Todavia tengo lágrimas en los ojos. Gracias amiga por esos bofetones emocionales de realidad que siembras de vez en cuando...

Mármara dijo...

Emociona cómo lo cuentas, así que puedo imaginarme cómo lo has vivido.
Lo que me sobrecoge es pensar en la cantidad de personas, de mujeres, sobre todo, de mujeres, que después de una vida de trabajo, sacrificio y servicio, se encuentran solas y en la calle.

Marcela dijo...

Morgana, tienes razón en que es una niña, tenías que haber visto su sonrisa, era algo tan limpio que me llegó hasta muy adentro.
Blau, gracias, porque la experiencia fue preciosa.
Paula, qué razón tienes con lo de México ¿qué tiene ese país y esa gente? A mí también se me metió dentro y ahora pienso que volveré pronto.
Glora, cómo me alegra que te haya gustado.

Anónima, gracias por tus palabras, entre todas tendríamos que hacer un esfuerzo para volver a ver a tantas mujeres que se mueven en todos los extrarradios de la sociedad.

Sardanina, es que cuando la emoción me supera, prefiero escribirla, porque me llena tanto que el compartirla me ayuda a asimilarla.
Marmarita, preciosa, lo viví tan intensamente que me emociono al recordarlo. Las mujeres que viven en los límites de lo visible se merecen que las veamos ¿verdad?

ATHENEA dijo...

Maarcelaaaa... Me has hecho llorar de emoción al leerte y ver ese rostro antiguo, curtido, con la infancia y la experiencia brillando en los ojos. Escribiste poesía... Tu foto es poesía ! También anduve en tierras mexicanas y se me quedó el corazón por allá...

Un abrazo,


Athenea.

Ripley dijo...

Preciosa la foto por todo lo que transmite y precioso tu relato del momento; disfruta todo lo que puedas de esa tierra. un besazo

Marcela dijo...

gracias, Athenea, qué bien que te haya gustado lo que escribí porque salió del alma y a borbotones.
Ripley disfruté mucho de esa tierra, y volveré a hacerlo porque merece la pena, se mete dentro.

Anónimo dijo...

Estoy estructurando una postal con motivo del dia de la mujer y buscaba fotos con sensibilidad, fotos reales y encontre tu foto Marcela: hermosa foto de la anciana de Oaxaca.pero tu descripción es preciosamente expresiva. textos como estos es grato leerlos. gracias.