jueves, octubre 26

LA ESPERA

He vuelto a mirar el correo electrónico y no apareces por ningún lado. Mi obsesión siempre fueron los buzones; hace años, cuando no tenía ordenador siquiera, miraba varias veces al día el buzón del portal, consciente de que el cartero nunca pasa dos veces, pero esperando el milagro de una carta de amor. Hoy, parece ser, sigo tan inmadura e ilusa como entonces.
Pero no cejo en mi empeño, porque sé que en cualquier momento te dará por teclearme algo, un saludo que me saque de la rutina, una historia que me cuentes con toda la ilusión del mundo o un relato de tus últimas peripecias. Por eso sigo ante la pantalla, por eso espero, porque sé que puede que ahora mismo estés encendiendo tu ordenador, a pesar de la hora, puede que estés ya pensando las palabras que escribirás para despertar mi interés, puede que, incluso, estés nerviosa ante las letras que saldrán de tus dedos, porque, querida, puede que estés a punto de escribir el mensaje en el que me digas que me quieres.

14 comentarios:

Scuaret dijo...

Eso es algo que no nos hemos dado cuenta de mirar todo los dias el buzon del correo electronico cuando no teniamos hotmail y ni le echabamos cuenta al buzón solo para cuando estariamos esperando una carta o postal.

Y yo te pregunto ¿a cambiado la vida desde que existio el internet? ¡y lo que hace! ennnnn???!!!

SAludos

tenterty dijo...

Pues porque nos escriban siempre sea como sea, y que nos digan, aunque sea un poquito, lo que nos gustaría escuchar.

Roma dijo...

Ojalá que yo misma por ejemplo supiese escribir una carta de amor, porque así daríamos un paso más en la escritura de este guión. No sería mala idea probar a mandarte cartas de amor, muchas cartas de amor, y así tú podrías elegir una de ellas y continuar con el relato.
Bueno, no es que le haga ninguna falta, al relato, eh, que es muy bueno y está muy bien así. Eres una maga con el relato corto, breve, brevísimo. Y no veas lo difícil que es eso.

Marcela dijo...

Hola a todas, gracias por vuestros comentarios.
Roma, me gusta tu idea, sobre todo porque imagínate mi subidón al recibir cartas de amor, ajjajaaa.
En fin, que la que se anime, que no se corte, que recibo cartas de amor con muchísimoooooo gusto.

naranjacool dijo...

Con el post tan bonito que has escrito seguro que hoy te llueven las cartas de amor!!
Sólo espero que una de ellas sea de la persona que esperas.
Besos.

Marcela dijo...

Ay, naranja que ni una sola carta me llegó. ya ves, maja, ni la que espero ni la que desespero; no hay manera, menos mal que soy optimista por naturaleza y sé que llegará, todo llegará.
me alegra que te haya gustado el mini relato.

Mármara dijo...

Pero, ¿qué me dices? ¿que no te ha escrito todavía? Bueno, bueno, y bueno, no puedo de creerlo.
Vamos a ver, muchacha, a mí alguien me escribe semejante, y no es que escriba, no, es que me lanzo, directamente a sus brazos, sin mediar palabra (hablada o, en su defecto, escrita).
¡Hala, reina! ¿Qué coño esperas?

Marcela dijo...

Pues, marmarita, te diré que hoy me ha llegado una carta de amor; alguien me ha escrito una preciosa carta que me ha hecho sonreír recién levantada a las dos de la tarde (y es que, al fin, he dormido doce horas de una sentada, lo necesitaba).
Vamos, que la vida te da sorpresas, ya puedes ir mordiéndote las uñas que te mata la curiosidad.

Ripley dijo...

un carta de amor? qué bonito! Ya casi nadie escribe cartas, yo sigo mirando todos los días en mi buzón por si alguien me escribe, el mail no puede sustituir leer las palabras,ver el papel escogido, la caligrafía de la persona, uf!

Marcela dijo...

Ay, ripley pues siento decirte que la carta que me llegó fue vía email, vamos que no hay caligrafía alguna que estudiar. Pero a mí me hizo ilusión, jugar siempre me ha gustado.

Mármara dijo...

Sííííííííííí!!!!!!!!!! Me mata la curiosidad, jodía. ¡Al decir que no sé si voy a pegar ojo!

Marcela dijo...

Jjajajaa, marmarita, contente, jajajaa, y duerme tranquila que el matrimonio está lejos aún.

el pato dijo...

Marcela hija que suerte tienes, perteneces a ese grupo de gente que tiene deseos y se les cumple???, ya nos diras la formula :-))

Marcela dijo...

Jajaajaa, el pato, a veces se me cumplen y otras veces no, como a cualquiera; no tengo fórmulas, aunque es cierto que siempre he tenido mucha suerte en mi vida, de eso nunca me podré quejar.