sábado, febrero 18

DESEO





Son semanas de mucho trabajo, de cansancio, de tiempo de invierno y lluvia de febrero, de frío en los riñones y grises en la calle. Semanas de ajetreo, de prisas, de carreras, de responsabilidades, de nervios, de agotamiento, de tensión.


Y de repente alguien me dice: "Piensa un deseo, Marcela" Y al pensar en el verano, en una hamaca a la sombra del ciruelo que hace años que no da una ciruela, en el calor, en el dolce far niente, en el descanso, en la tranquilidad, en el relajo, en el tiempo que pasa lento, visualicé mi deseo y le hice la foto que aquí aparece.

3 comentarios:

Mármara dijo...

Me has pisado la idea, 'apañera, pero me alegra saber que has activado el chip de la deconexión, aunque sólo sea durante el fin de semana. Que lo disfrutes.

Lía dijo...

Pues has salido de lo más favorecida en la foto...vamos, una cara de paz y sosiego que envidia da...

Pssssssssss...no quiero despertarte...tienes bien merecido este descanso.

Besos,

yo, la peor de todas dijo...

ay marcela que vamos por los mismos caminos...espero que hayas descansado mucho