domingo, agosto 31

Yo soy...profe

Léase el título, porfa please, con la música de la celebérrima canción pantojil de "Yo soy esa". Eso os dará una idea de cómo tengo hoy el cerebro hecho fosfatina por los nervios, porque si yo me arranco por la Pantoja es que estoy mal, muy mal, vamos que no controlo casi ni los esfínteres (por poner un ejemplo).
No quiero aburrir a mis compis blogueras contando mi vida, pero haré un breve recorrido por mi carrera profesional: mi madre era maestra y eso me marcó, a los trece años dije que quería ser profe de instituto, a los veintialgo lo fui; doce años después me fui del aula, pero seguí siendo profe en algún sentido, el año pasado metí la pata y conocí los horrores de otra de las partes de la enseñanza. Mañana vuelvo a ser profe.
Y estoy nerviosa, porque voy a un insti en el que nunca estuve, porque me encanta mi profesión, porque sé que tendré que ponerme al día, porque la responsabilidad de ser profe es grande, porque sé que me lo pasaré genial con la chavalería, porque vuelvo por mis fueros, porque pretendo hacer de mis clases un espacio de coeducación y alegría por aprender y porque toda la vida me he puesto nerviosa ante casi todo.
El día de mañana te lo dedico a ti, mamá, te hubiera gustado verme regresar al aula feliz y con ganas, como ibas tú todas las mañanas al colegio. Gracias por enseñarme el valor de la enseñanza.


23 comentarios:

Glora dijo...

Qué rico Marcelilla!...es una maravilla dedicarse a esto cuando te gusta...

Un abrazo fuerte

María dijo...

Eh... ¡qué bonito! Los nervios son buenos, eso significa que aún tienes intereses, ilusiones... por hacer bien las cosas.
¡Te deseo buena vuelta!
Coeducación y alegría por aprender... ¡Insuperable!

MORGANA dijo...

jajajaja qué lindo y qué necesitada está la escuela de "profas" (y profes) como tú. Buena vuelta, Marcelilla, buena vuelta. Qué bien se lo van a pasar tus alumnos/as este año... jajaja yo quiero estar en esa clase! jajaja

Besos!

farala 68 dijo...

me parecía mal dejarte esto así porque si, pero me lo has puesto facil con eso de que no controlas tus esfínteres.
como sigues sin poner una dirección en tu perfil te he colgado unos baños aquí: http://picasaweb.google.es/farala68
te deseo un buen principio de curso

Marcela dijo...

Glora, es que esto de la enseñanza es mejor que te guste, ajajjaaa. Y a mí me encanta.
María, lo de la coeducación es indispensable, lo de la alegría de aprender lo intentaré.
Morganita, estás invitada a mi clase cuando quieras, las puertas están abiertas.
Farala, muy buenas las fotos de los baños, están genial, muchas gracias. Por cierto, no me había dado cuenta de que no tengo email puesto en el blog, creo que lo pondré.

la siempre anónima dijo...

¡Vayaaaaaaaaaa Fotooooo! Aparte del gran valor sentimental que tendrá para ti, fíjate, los niños por un lado, las niñas por otro y el mosquetero con pluma parece que anda perdido sin saber donde ubicarse, no está ni con los niños ni con las niñas, anda en el intermedio, desde luego eran otros tiempos. ¿De qué año es la foto?

Ánimo y tranquila, el 2008/2009 será un gran curso cargado de cosas buenas.

Marcela dijo...

Siempre anónima, la foto es genial para un estudio completo...el de la pluma está desplazado, como la vida misma. Haciendo memoria, la foto tiene que ser de 1980 ó 1981, como mucho 1982.

Mármara dijo...

Y si te dijera que (casi) te envidio... Volver al aula, reencontrarte con la chavalería, poner en práctica todo lo que has aprendido estos años...Vas a ser la reina de tu insti, Marcelilla, la reina.
Mañana (D. m.) nos vemos y comentamos.
Me ha emocionado este recuerdo a tu madre, entre otras cosas porque la mía jamás ha entendido mi profesión.

Blau dijo...

Marcela, coñx que emocionante post. No diré nada más.

Feliz inicio de semana!

Besines

dintel dijo...

Bien, lo debes llevar en la sangre, leído lo leído. ;)

Irreverens dijo...

Lo harás de maravilla.
como si te viera.
:)

Un beso grande y ¡a por ellos!

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Pues nada, los naturales nervios de los comienzos; pero dada tu experiencia y tus dotes (presupuestas y adivinables), todo lo demás será miel sobre hojuelas o pasillos.
Da gusto ver que las cosas aún nos afectan en sentido creativo (no por el nerviosismo en sí, sino por lo que comporta de responsabilidad y esfuerzo y ganas).
De todos modos, eso te va a durar un par de días, o de horas, o de minutos.
Porque en la lejanía estará la Marmarilla, en la cercanía tu querido Alberto. Y, a mayores, también estaré yo.
O sea, que, preocupaciones, las mínimas. Y las enhorabuenas, las máximas.
Bienvenida a donde tú y yo sabemos.
Besines.

Frabisa dijo...

Pero, chica, Marcela, que confesión más entrañable la que nos has hecho.

Me ha parecido tiernísima la historia de tu mami y de como influyó en ti a la hora de escoger lo que iba a ser tu futuro laboral.

En fin, que dejando a un lado los lógicos nervios que conlleva todo lo nuevo, estoy segura que te los meterás a todos en el bolsillo (compañeros y alumnado) en menos que canta un gallo.

Un besazo

Marcela dijo...

Marmarita, esto me gusta, qué bien me he sentido hoy sabiendo que no volvía al mismo sitio de este año.
Blau, es que a mí la enseñanza me emociona, por eso salió este post.
Dintel, es cierto que creo que en el fondo hay algo de genético en esto de la profesión mía, porque lo siento como cercano desde siempre.
Irreverens, espero hacerlo bien, pero ahora lo que tengo son nervios y ganas de centrarme, estudiaré para hacerlo bien, tengo mucho que aprender.
Eduardo, muchísimas gracia por tu bienvenida, para mí es muy importante sentirme bien y sé que allí estaré muy bien acompañada por excelentes profesionales, eso me tranquiliza.
Frabisa, espero que se cumplan tus palabras, os iré contando, muchas gracias por tus ánimos.

m dijo...

Qué ilusión Marcela, hasta se contagia! y eso que ya empecé las clases el lunes pasado. Ya tengo ganas de leer tus historias de retorno a las aulas. Un abrazo.

Izel dijo...

Yo os admiro... a los profes con esa verdadera vocación de serlo... porque no es una tarea fácil...

En cualquier profesión es una pena ver a alguien que no tiene ilusión por lo que hace... pero creo que en la enseñanza mucho más grave...

Mucha suerte con ese nuevo primer día... Seguro que lo haces genial...

Marcela dijo...

M, espero no aburriros con las historias de clases, porque a parte del profesorado nos pasa como a los abuelos batallitas.
Izel, la profesión no es fácil casi ninguna lo es, pero es como todo se aprende. Lo que sí es verdad es que esta profesión, sin ganas e ilusión, es una tortura.

david santos dijo...

Muy bela postagene, Marcela!
Gracias por compartirla.

marigel dijo...

Jo, marcela, oyéndote (leyéndote), casi le dan a una ganas de volver mañana al cole.
Tonterías aparte, es verdad que volver emociona, si te gusta la profesión.
A mí también.

Marcela dijo...

David, gracias por la visita.
marigel, tampoco hay que exagerar, jajajaa, que mañana es mejor tomarlo con tranquilidad, vocacional sí, pero no tonta, jajajaja.

Julián dijo...

Jo, me ha emocionado, qué bien que sigas teniendo ese modelo a seguir sin que se te haya caído ya, me alegro un montón por ti, y encima la vocación... qué poca gente puede decir que hace algo de su vocación, y decir con orgullo que es ese algo y no otra cosa.

Homer Simpson dixit: ''Marge, no es por el dinero, es por mi identidad... si no soy ese como se llame de seguridad no soy nada''

jajaja

Un besazo Marcela! espero que te esté yendo bien.

Baggesen dijo...

¿En la foto del perfil tienes la misma carilla que tu madre, verdad?

¡Así da gusto que entre el personal!

Marcela dijo...

Hola, Julián, la verdad es que me está yendo genial, esta ha sido una semana preciosa en el curre, estoy muy ilusionada y con creatividad, que para mí es lo fundamental, como diría Hommer: "sin eso no soy nada", ajjajaa. Un beso.
Baggesen,no me había fijado en lo de la foto, pero es cierto, además cada día me parezco más en lo físico a mi madre, espero que en lo profesional también.