lunes, junio 9

Instalarse en el cabreo

Creo firmemente que instalarse en el cabreo es una opción de vida. Hay gente que, sea cual sea su circunstancia de vida, está permanentemente cabreada; gente con su sueldo, su independencia, su pareja, un estilo de vida que ha elegido y que, sin embargo, no es capaz de superar su visceralidad y vomita su mala hostia siempre que puede.
Veo en la calle como, por un simple altercado de tráfico, un hombre no se contiene y estalla en una furia salvaje. Observo, en el trabajo, como la cólera inunda a mi jefe cada vez que alguien le lleva la contraria. Constato que hay gente que destila cabreo y tormenta desde su propio blog. Conozco mujeres que tienen el "me pone mala..." continuamente en la boca.
¿Qué pasa? ¿no es posible que cambien el chip y dejen de cabrearse al menor motivo?
Pues sí, es posible, pero sólo si una misma se propone vivir la vida de otra manera, sin soltar bilis a cada palabra, sin gritar a nadie, sin dar por supuesta la mala intención de todo el mundo, sin complejos de inferioridad que se demuestran con grandes cabreos y broncas por doquier.
Sí, es posible, y lo sé porque yo lo hice y dejé de ser tan odiosa e inmadura como era.

PD: por si alguien entra de mala hostia al blog, advierto que, en ningún momento, confundo cabreo con reivindicación y que no soy feliz por ser una asquerosa burguesa que lo tiene todo, ajjajajajaaa.

18 comentarios:

RataParda dijo...

puedo entender los cabreos puntuales, quién no hemos tenido alguno, pero que sean constantes y por cosas sin importancia...eso no lo trago...la vida es otra cosa... y que nadie se "cabree" por lo que he dicho...besos

la+ dijo...

Pues nada niña ,un saludo que no quiero cabrear a Mafalda ......

La gente avinagrá a mi me da pena ... bastante desgracia tienen

Beso verde de relajo jajajajaja

Milagros Sánchez dijo...

Nos alegramos de volver a verte y por supuesto de este enlace en este novedoso e interesante directorio de Ciudad de Mujeres.

Nada de cabreos ni amargarse la vida, al contrario hay que reirse de un@ mism@ y aprender a desdramatizar los problemas.
Besos multicolores.

Irreverens dijo...

Yo también tuve mi fase de cabreada permanente, confieso. Quizás por ello valoro, como tú, el haber conseguido darle la vuelta a la tortilla.

Siempre se puede ver todo negro, si una se pone a ello. Pero, ¿de qué sirve, aparte de para amargarse la vida propia y la ajena?

Pues eso: que te dejo un comentario porque veo que Mafaldita se ha levantado hoy muy guerrera, jajajajaa!!!

Besotes risueños!!

marigel dijo...

A mí siempre me han tachado de ingenua, por no ver malas intenciones nunca en nada.
A veces me vendría bien tener un poco de mala uva y devolver algun que otro mandoble.
Pero es que lo encuentro muy cansado.
Me gusta más llevar la iniciativa que estar respondiendo con cabreos a las "jugaditas" de la vida o los prójimos.
(Un poco ilusa sí que soy)

Pauline dijo...

Los cabreos puntuales son muy necesarios pero los de cierta gente que siempre está gritando, la verdad es que no sé si se dan cuenta de que nadie se cree lo que dicen y que estar con ellos produce desgana y dolor de cabeza ( por ser suave)así que no te cabrees que te he dejado un comentario...

Glora dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Marcela...totalmente de acuerdo! Paso de la gente que está SIEMPRE enfadada o quejándose... y cuando soy yo la que se enfada o se queja, también paso de mí :)
Un abrazo fuerte! Siempre es un placer leerte!

MORGANA dijo...

Totalmente de acuerdo Marcela, totalmente! jajajaja (veo que Glora empezó diciéndote lo mismo). Yo percibo lo mismo y me hago la misma pregunta.

Será porque soy canaria y aquí las cosas van más despacio y también será por mi carácter que más bien tira a "laja" pero fíjate que a mí es muy difícil cabrearme, por eso cuando me cabreo es que se sobrepasaron todos los límites. A lo mejor un punto medio estaría mejor, no??

BEsos!

Lenis y Laly. dijo...

http://2futurasmamislesbianas.blogspot.com/

Blasfuemia dijo...

¿tú crees que el cabreo permanente es una opción de vida? Yo creo que no, que no tienen otra opción, que no saben disfrutar de otras opciones.

Con lo que desgastan y agotan los cabreos...

Frabisa dijo...

Hay personas que se escudan en "yo soy así" y entonces sí que me cabrean.

El pensamiento se educa, uno puede aprender a pensar en positivo y el efecto es de boomerang, se atrae a lo bueno y viceversa.

Creo que tod@s conocemos personas así, yo por desgracia tuve a uno muy cerca demasiados años, un vaso fuera de su sitio le llegaba para montar un pollo monumental. Cuando esas memeces pasaban siempre le decía..."eso no es un problema, un problema es un ...cáncer". Coño, pues por ahí anda tan estupendamente y el cáncer me vino a mí que soy tan positiva, jajajjaja. En fin, que hasta en esos malos momentos el ser positiva me ayudó a dejar el tema atrás y vivir cada día sin agobios extras.

un beso

Julián dijo...

Oleee! Si señora! Hay gente que incluso lo dice: ''yo necesito estar cabread@'' Allá ellos, pero nosostros no necesitamos sufrirles... Vivir en pemanente cabreo sí que puede ser una opción de vida, pero les quiero lejos jeje

Saludos asturiana!

Mármara dijo...

A mí, que tengo cierta tendencia al cabreo (aunque los míos tienen a disiparse con la misma facilidad que ahn brotado), cada día me rechinan más quienes viven permanentemente instalados en él. Qué pérdida de tiempo. Qué estupidez.

Izel dijo...

Coño!! Cualquiera se abstiene después del grito de la niña jajaja

Estoy de acuerdo... aunque yo a veces tengo que dominar mis impulsos...

Lucy dijo...

Cuando se vomita tanta mala ostia con perdón, puede ser debido a alguna carencia, ¿no? No penséis mal, que acertaréis.
Besitos

siempre anónima dijo...

No es bueno vivir continuamente cabreada, pero, joeeeeeeeeeeeer, hay situaciones que te jorobaaaaaaaaaaaaaaaaan y ahora mismo tengo un cabreo de la hostia.

dintel dijo...

A mí me encanta instalarme en el cabreo, lo que ocurre es que me olvido de dónde estoy instalada.

Anónimo dijo...

yo estoy casi siempre cabreada y te aseguro k no es algo k haya elegido.
me puede mi visceralidad, mi culpabilidad, la desilusion de la vida, el círculo en el k vivo, el miedo, la verguenza, el entorno, las palabras dañinas y sufro mucho por todo esto. No soy inconsciente y no me enfado con nadie que me rechace, es más lo comprendo, pero soy incapaz de controlarme... asik como he leido en un comentario por aqui, pena es lo k me da la gente k vive como yo.