domingo, enero 7

ESCHER, EL ARTE DE LO IMPOSIBLE


Estos días de atrás me fui a Madrid de visita cultural; es decir, de sacrificada vida de turista míralotodo. Me encantan ese tipo de viajes, aunque luego estoy deseando empezar a trabajar para descansar. Bueno, como os cuento, estuve en la capital y ya que había "bajao" quise verlo "to". Fui al teatro (en mala hora elegí la obra de "La Plataforma"), vi todo el cine posible (me encantó "L´spettatrice") y fui a exposiciones varias.

Y volví a enamorarme de la obra de Escher, ya cuando estudiaba COU llevaba en mi libro de Lengua el dibujo de Escher que es la mano que se dibuja a sí misma y ahora he podido ver ciento y pico obras suyas de una tacada. Todo un placer que os recomiendo si estáis o vais a Madrid porque la exposición dura hasta el 4 de marzo.

Me perdí entre pájaros que comienzan en el final de un pez, entre figuras que complementan a otras para una tercera diferente, entre escaleras que no van a ningún lado, aguas de recorridos imposibles, lagartos dibujados que cobran vida para volver al dibujo, simetrías perfectas, proporciones increíbles, metamorfosis envidiables, matemáticas, arquitectura y arte, mucho arte.

Qué maravilla haber vivido la experiencia de una exposición que te llega al alma y de la que sales respirando hondo y viendo por las calles imágenes de Escher y encajando a gente como si fueran personajes de sus cuadros. Me apetece poner en este mensaje, por si alguien no se da cuenta de cuáles son los dibujos de este artista, el dibujo que, para mí, encarna la idea de igualdad perfecta. Ojalá os guste.



9 comentarios:

Ripley dijo...

No conozco la obra de Escher pero me has dado envidia, a mi me encantan esas excursiones culturales; acabas exhausta pero compensa, un chute cultural de vez en cuando siempre está bien.

chicasurf dijo...

Quedamos en que dormirse en el teatro no era bueno, filobollo ;)
un besin!!
P.D.-Te echamos de menos ayer!

Marcela dijo...

Ripley, en las imágenes de google, si pones el nombre del autor salen muchos cuadros de escher. Si te gustan los acertijos y los juegos de ingenio, es tu dibujante, créeme.
Chicasurf a estudiaaaaaar, que tienes exámenes, ajajajaja. Por cierto, en el teatro lo que mejor hice fue dormirme porque la obra es mala, desagradable e infumable. Y no me eches de menos, bollu, que me ablando, ajjajaaa. Nos vemos.

naranjacool dijo...

Yo tampoco la conocía, pero ahora mismo entro en google para ver las imágenes.
me has dejado super intrigada.
Besos.

MORGANA dijo...

Mmmmmmmm si lo llego a saber... igual me habría dado un saltito para verla... hace mucho que no visito Madrid y conozco algo de Escher... (se notó la envidia?? jajajaja)

Besos!!

Marcela dijo...

jajajaja, Morgana, se notó cierto tonillo verde de envidia, sí. de todas formas, la exposición está hasta marzo, así que te da tiempo.

Naranja, te gustará lo que descubras,estoy segura.

La otra orilla dijo...

Estuve en Madrid hace cosa de 4 meses. Pero dos días no me dieron más que para un par de visitillas y además conometradas. He prometido volver con más tiempo para hacer una maratón cultural en toda regla. Con un poco de suerte me dará tiempo a ver la exposición de Escher, que me encanta.
¿Alguna exposición más recomendable?
Saludos!!!!

Marcela dijo...

Hay una exposición que me gustó mucho también, totalmente diferente a la de Escher: escenografías de Enzio Frigerio, en la Plaza Colón, en el centro cultural que hay debajo de la fuente. Toda una colección de escenografías y vestuario en fotos, maquetas y allí mismo de óperas. Es preciosa y encima gratuita. También tienes la de Sargent y Sorolla en el Thyssen y en Caja de Madrid, muy bonita. Y en el centro conde duque (en la calle de su mismo nombre) exposiciones de fotografía, muy guapa la de las misiones pedagógicas de la república. Sólo fui a esas, de las demás no puedo hablarte. A lo que no vayas, nunca nunca nunca es a la obra de teatro La Plataforma.

Mármara dijo...

En este momentín estoy verde de la endivia y noto cómo me crecen los colmillos a pasos agigantados. Es por ello que no voy a hacer ninguna declaración más, ¡hala!