jueves, agosto 31

CON LA BATERÍA RECARGADA
Así vuelvo de mis vacaciones, con la batería a tope para seguir dando guerra, con los ánimos en lo alto porque han sido unos días estupendos, con la sonrisa en la cara porque ya queda poco para Navidad y porque volver a lo cotidiano también significa volver a ver a gente a la que se aprecia.
Estuve buscando una foto que reflejara mis vacaciones, pero al final he optado por ofreceros un regalo: una de las flores que, con tanto esmero y cariño, cuida mi madre. No me apetece nada mirar hacia atrás y poner fotos de recuerdo para carcomerme, prefiero mirar hacia delante y regalaros una flor a quienes leáis esto.
Que nadie se deprima porque si hay vacaciones es porque tenemos la posibilidad de trabajar y ser personas autónomas e independientes económicamente. Eso sí, tampoco hay que exagerar que lo de que el trabajo dignifica sólo lo creen cuatro y yo no estoy en ese grupo. Un saludo cibernético y mucho ánimo para comenzar el curso.

4 comentarios:

Mármara dijo...

¡Qué potita flor! ¿Es un girasol? Parezlo, ¿eh?
Bueno, pues nada, oyes, en estando reincorporadas a estos puestos de trabajo, que tanto tenemos que agradecerle al Universo, a disfrutar con ellos, a no encenegarse con el curro y a reírse todo lo que sea posible.
Bienvenida (y no Pérez)

Roma dijo...

Vaya! y es hoy precisamente ese día! o séase que ya estás en el curro currando tan a gusto!
Un beso

el pato dijo...

Gracias por tu regalo, es un flor preciosa. Bienvenida de regreso

Marcela dijo...

Gracias, por vuestra bienvenida; la vuelta al trabajo es dura, pero cuento con la suerte de tener unas compis que me lo hacen mucho más fácil, eso es un lujo.